miércoles, 28 de noviembre de 2012

El ratonero

  Estas fotos son del fin de semana pasado, estan realizadas en la misma sesión que las del milano real.
 
  Este ratonero, apareció bien temprano, no llevaba ni dos horas en el hide cuando se posó en el arbol próximo. A los pocos segundos ya lo tenia posado en el suelo, observando la pieza que se iba a zampar.
 
  Se tiró una hora y media llenando el buche. Pasado este rato, se retiró unos 20 metros para hacer la digestión. Transcurridas dos horas, volvió de nuevo a comerse lo que habia dejado y empleó una media hora hasta que se sació por completo.
 
De nuevo volvió a su lugar de descanso hasta que al rato decidió emprender el vuelo.
 
Nikon D90 -- Nikkor 500mm f4 vr
 
 
f4.5 -- 1/320 -- iso 500


f5.6 -- 1/200 -- iso 500
 
 
 f4 -- 1/250 -- iso 400

 
f5.6 -- 1/160 -- iso 500
 
 
 f4 -- 1/200 -- iso 400


f7.1 -- 1/160 -- 320
 
 
 f5.6 -- 1/200 -- iso 500


f5.6 -- 1/160 -- iso 320
 

lunes, 26 de noviembre de 2012

Milano real apretado

 
 
 Sabiendo lo dificil que se hace ver a uno de estos en el suelo, me sorprendió mucho cuando este ejemplar se posó a la izquierda de mi hide. Fue caminando poco a poco hasta colocarse encima de la presa. La distancia estaba mal calculada, aunque tampoco reparé mucho en ello, ya que ni se me pasaba por la cabeza que pudiera bajar a comer. Le esperaba en un posadero alto, que es donde les gusta ponerse, ya que siempre utilizan las ramas mas altas de los arboles para posarse.
 
 Esta vez fué diferente, y quizás animado por el ratonero que tenia en el suelo delante de mi hide, el silbador de las rapaces decidió bajar, eso si, no sin antes hacerle unas pasadas a la presa intentandosela llevar a un lugar mas seguro.
 
 
 
Nikon D90 -- Nikkor 500mm f4 vr
 
 
 
 
 
f7.1 -- 1/160 -- iso 320


f7.1 -- 1/160 -- iso 320


f5.6 -- 1/400 -- iso 500



             TC14 II -- f7.1 -- 1/125 -- iso 640

f5.6 -- 1/320 -- iso 500


f5.6 -- 1/400 -- iso 500


f5.6 -- 1/320 -- iso 500


f5.6 -- 1/400 -- iso 500


f5.6 -- 1/320 -- iso 500


lunes, 19 de noviembre de 2012

El Aguila Real y el Zorro

 

 Llevaba ya mucho tiempo detrás de esta imagen. Siempre que veía una imagen de un águila real sobre un zorro, me llamaba mucho la atención, y es que ver el tamaño que tiene comparado al del zorro impresiona.
 
  Siendo aún noche cerrada ascendía yo hacia el hide, ella, mientras tanto, estaría sobre la encina en la que suele dormir. Tardó poco en desperezarse y aparecer en su oteadero, eran entonces las 7:40.
 
  Se posó en una roca trasera, en la que le podia ver poco mas que la cabeza. Estaba a  escasos dos metros del zorro y observaba a este continuamente. Alos 20 minutos, se decidió y dio un saltito para posarse sobre él.
 
  En total la tuve delante mio una hora y veinte minutos. Es impresionante lo que impone la bicha, yo creo que no habia estado tanto tiempo tan quietecito en mi vida, cada vez que me miraba de frente me daba apuro hasta respirar, parecia que podia intuir que yo estaba ahí, es un ave realmente extraordinaria.

 
Nikon D90 -- Nikkor 500mm f4 vr

 

   
 f4 -- 1/50 -- iso 640
 
 
 

 
     f4 -- 1/60 -- iso 640
 
 

f4 -- 1/80 -- iso 640
 
 
 

 f4 -- 1/60 -- iso 640
 
 

f4 -- 1/80 -- iso 640
 
 
 

f6.3 -- 1/100 -- iso 640

 




El hide desde donde se hicieron las fotos

jueves, 8 de noviembre de 2012

El Aguila Real


  Por segunda vez en un mes, he podido disfrutar de esta belleza de rapaz, la mas grande de todas nuestras águilas.

  Ha sido, como es habitual, una sesión larga, habia que entrar de noche en el hide, asi que a las 6:15 aparqué el coche en el camino, para poder afrontar los 25 minutos de ascensión que hay hasta llegar al posadero de la reina. Frente al posadero, a 30 metros, está situado el hide, el cual hubo que reformar dias antes ya que el tiempo lo habia castigado. Se forró bien y se dotó de un techo que no dejara pasar el agua, muy importante para esta estacion invernal.

 A las 7:30 ya se le podia oir chillar al pollo de esta pareja, el cual sigue aún en el territorio de los padres. Poco después se posaban dos buitres en el oteadero, parece que al pollo no le gustó y enseguida fué allí a ver que pasaba, tardó poco en irse.

 No eran las 8:30 cuando llegaba la aparición estelar, éste adulto se posaba en su posadero habitual, unas agujas desde donde divisa uno de sus amplios territorios de caza. Me regaló tres minutos de su tiempo.


Nikon D90 -- Nikkor 500 mm f4 vr -- TC 14 II




f7.1 -- 1/320 -- iso 250





f7.1 -- 1/250 -- iso 250


 f7.1 -- 1/250 -- iso 250
                                              


f7.1 -- 1/60 -- iso 250