miércoles, 28 de noviembre de 2012

El ratonero

  Estas fotos son del fin de semana pasado, estan realizadas en la misma sesión que las del milano real.
 
  Este ratonero, apareció bien temprano, no llevaba ni dos horas en el hide cuando se posó en el arbol próximo. A los pocos segundos ya lo tenia posado en el suelo, observando la pieza que se iba a zampar.
 
  Se tiró una hora y media llenando el buche. Pasado este rato, se retiró unos 20 metros para hacer la digestión. Transcurridas dos horas, volvió de nuevo a comerse lo que habia dejado y empleó una media hora hasta que se sació por completo.
 
De nuevo volvió a su lugar de descanso hasta que al rato decidió emprender el vuelo.
 
Nikon D90 -- Nikkor 500mm f4 vr
 
 
f4.5 -- 1/320 -- iso 500


f5.6 -- 1/200 -- iso 500
 
 
 f4 -- 1/250 -- iso 400

 
f5.6 -- 1/160 -- iso 500
 
 
 f4 -- 1/200 -- iso 400


f7.1 -- 1/160 -- 320
 
 
 f5.6 -- 1/200 -- iso 500


f5.6 -- 1/160 -- iso 320
 

lunes, 26 de noviembre de 2012

Milano real apretado

 
 
 Sabiendo lo dificil que se hace ver a uno de estos en el suelo, me sorprendió mucho cuando este ejemplar se posó a la izquierda de mi hide. Fue caminando poco a poco hasta colocarse encima de la presa. La distancia estaba mal calculada, aunque tampoco reparé mucho en ello, ya que ni se me pasaba por la cabeza que pudiera bajar a comer. Le esperaba en un posadero alto, que es donde les gusta ponerse, ya que siempre utilizan las ramas mas altas de los arboles para posarse.
 
 Esta vez fué diferente, y quizás animado por el ratonero que tenia en el suelo delante de mi hide, el silbador de las rapaces decidió bajar, eso si, no sin antes hacerle unas pasadas a la presa intentandosela llevar a un lugar mas seguro.
 
 
 
Nikon D90 -- Nikkor 500mm f4 vr
 
 
 
 
 
f7.1 -- 1/160 -- iso 320


f7.1 -- 1/160 -- iso 320


f5.6 -- 1/400 -- iso 500



             TC14 II -- f7.1 -- 1/125 -- iso 640

f5.6 -- 1/320 -- iso 500


f5.6 -- 1/400 -- iso 500


f5.6 -- 1/320 -- iso 500


f5.6 -- 1/400 -- iso 500


f5.6 -- 1/320 -- iso 500


lunes, 19 de noviembre de 2012

El Aguila Real y el Zorro

 

 Llevaba ya mucho tiempo detrás de esta imagen. Siempre que veía una imagen de un águila real sobre un zorro, me llamaba mucho la atención, y es que ver el tamaño que tiene comparado al del zorro impresiona.
 
  Siendo aún noche cerrada ascendía yo hacia el hide, ella, mientras tanto, estaría sobre la encina en la que suele dormir. Tardó poco en desperezarse y aparecer en su oteadero, eran entonces las 7:40.
 
  Se posó en una roca trasera, en la que le podia ver poco mas que la cabeza. Estaba a  escasos dos metros del zorro y observaba a este continuamente. Alos 20 minutos, se decidió y dio un saltito para posarse sobre él.
 
  En total la tuve delante mio una hora y veinte minutos. Es impresionante lo que impone la bicha, yo creo que no habia estado tanto tiempo tan quietecito en mi vida, cada vez que me miraba de frente me daba apuro hasta respirar, parecia que podia intuir que yo estaba ahí, es un ave realmente extraordinaria.

 
Nikon D90 -- Nikkor 500mm f4 vr

 

   
 f4 -- 1/50 -- iso 640
 
 
 

 
     f4 -- 1/60 -- iso 640
 
 

f4 -- 1/80 -- iso 640
 
 
 

 f4 -- 1/60 -- iso 640
 
 

f4 -- 1/80 -- iso 640
 
 
 

f6.3 -- 1/100 -- iso 640

 




El hide desde donde se hicieron las fotos

jueves, 8 de noviembre de 2012

El Aguila Real


  Por segunda vez en un mes, he podido disfrutar de esta belleza de rapaz, la mas grande de todas nuestras águilas.

  Ha sido, como es habitual, una sesión larga, habia que entrar de noche en el hide, asi que a las 6:15 aparqué el coche en el camino, para poder afrontar los 25 minutos de ascensión que hay hasta llegar al posadero de la reina. Frente al posadero, a 30 metros, está situado el hide, el cual hubo que reformar dias antes ya que el tiempo lo habia castigado. Se forró bien y se dotó de un techo que no dejara pasar el agua, muy importante para esta estacion invernal.

 A las 7:30 ya se le podia oir chillar al pollo de esta pareja, el cual sigue aún en el territorio de los padres. Poco después se posaban dos buitres en el oteadero, parece que al pollo no le gustó y enseguida fué allí a ver que pasaba, tardó poco en irse.

 No eran las 8:30 cuando llegaba la aparición estelar, éste adulto se posaba en su posadero habitual, unas agujas desde donde divisa uno de sus amplios territorios de caza. Me regaló tres minutos de su tiempo.


Nikon D90 -- Nikkor 500 mm f4 vr -- TC 14 II




f7.1 -- 1/320 -- iso 250





f7.1 -- 1/250 -- iso 250


 f7.1 -- 1/250 -- iso 250
                                              


f7.1 -- 1/60 -- iso 250
  

martes, 23 de octubre de 2012

Milano real y cuervo

  Comienza ya el baile de los milanos, por la zona en la que ando todavia no se ve gran cantidad de ellos, esperemos que esten a punto de llegar a sus cuarteles de invierno.
 
  Llevaba ya tiempo detrás de estos acróbatas del aire. Como bien sabemos todos los que andamos detrás de ellos, los milanos reales hacen lo posible para no posarse a comer en el suelo. Siempre que pueden cojen los trozos de carroña en el vuelo. Me han toreado en los dos inviernos que he andado detrás de ellos y nunca antes habia conseguido tenerlos posados.
 
  Esta vez lo he conseguido, desde el hide de los milanos, en el mismo lugar en el que fotografié a aquel joven milano negro en verano. Un hide fijo, que aunque al principio estuve a punto de desmontarlo, ahora parece que empieza a dar resultados. Esta especie te llega a volver loco, ya que resulta desesperante verles haciendo pasadas por encima de los buitres para arrancarles al vuelo algún trozo de carne, y ver que los muy perros no bajan al suelo ni a tiros.
 
  Al posadero acudió tambien el cuervo, primero a primera hora de la mañana cuando todavia la densa niebla cubria el paisaje y luego algo mas tarde cuando el sol ya empezaba a brillar.
 
  Nikon D90 y Nikkor 500mm f4 vr.

 
 
 
f6.3 -- 1/640 -- iso 200
 
 
 
 
 
f6.3 -- 1/160 -- iso 200
 
 
 
 
 
 
 f4 -- 1/200 -- iso 400
 

lunes, 8 de octubre de 2012

La reina en su oteadero

 
  Uno de los sueños de cualquier amante de las aves es poder disfrutar de cerca de esta reina de los cielos, monarca de los aires (como la llamaba félix), el mio ya se ha cumplido, aunque no me haya satisfecho del todo y me quede mucho que hacer con el aguila real.
 
  Lo intenté en primavera, era cuando mas esperanzas tenia de fotografiarla, el lugar parecia idóneo,  se antojaba difícil que no entraria por lo bien que estaba situado el posadero, pero la pareja de reales hizo honor a su fama de esquiva y no se presentaron.
 
  Ha sido ahora, en octubre, cuando la he podido pillar en uno de sus posaderos habituales, este que muestro es el pollo de este año, no sé si es macho o hembra, todavia sigue pegado a los padres y se posan juntos, de hecho el dia anterior a estas tomas se posaron aqui mismo el pollo y la madre, a no más de medio metro el uno del otro.
 
  Me dejó poco tiempo para retratarle, apenas cuatro fotos, la próxima vez esperemos poder disfrutar más.
 
PD: Esperemos que los señores de nikon se dignen a hacer algun dia de estos cámaras réflex silenciosas, porque ya estoy harto del ruido castañero que sacan las dichosas cámaras.
 
 
 
f6.3 -- 1/400 -- iso 200

f6.3 -- 1/500 -- iso200

 

 
 
Este es el hide desde donde se realizaron las fotos


martes, 11 de septiembre de 2012

Paso postnupcial vasco de límicolas

 
 
 
  Estas son algunas de las imagenes que he podido hacer la semana pasada por la costa guipuzcoana, corresponden en la mayoria a correlimos comunes, la última foto es de un ejemplar de correlimos gordo que vagaba solitariamente por la arena.
 
  Como siempre se hace con las limicolas, las fotos se  realizaron arrastrandome por la arena pausadamente, con paraditas. Me dieron bastante la lata, ya que se mostraban muy recelosos y no dejaban acercarse mucho (estaban mas confiados en el paso prenupcial), cuando no se espantaban porque si, salian despavoridos por la presencia de algún perro, transeunte curioso ó incluso una pareja de la ertzaina que me levantó el grupito de chorlitejos y correlimos a última hora.
 
 
Nikon D90 y el 500 mm f4 vr con tripode.
 

f8 -- 1/400 -- iso 200 
 
f8 -- 1/640 -- iso 200
 f8 -- 1/125 -- iso 200
 f8 -- 1/80 -- iso 200
  f6,3 -- 1/160 -- iso 320
f8 -- 1/160 -- iso 320
  f6,3 -- 1/160 -- iso 320
 f9 -- 1/100 -- iso 320
 
 f7,1 -- 1/800 -- iso 320


 

miércoles, 29 de agosto de 2012

El mochuelo y su villar

Villar, se le llama en la serena a los montones de piedras que se acumulan en el campo, muy habituales en estas tierras.

Despues de llevar dos años detrás de ésta pequeña rapaz nocturna, al fin he conseguido hacer unas fotos , tenia varias zonas donde sabia que anidaba el mochuelo pero que en ocasiones anteriores no habian sido fructíferas, asi que escogí otra, que aunque mas lejos de casa era en la que mayores esperanzas tenia depositadas.

Sabiendo en el mes de agosto la luz tan fuerte que hay por estas tierras, la idea era montar el hide a mitad de la tarde y confiar en pillarle al mochuelo con los últimos rayos de luz, y así lo intenté, pero el mochuelo me dio esquinazo y se paso toda la tarde en otro villar situado a unos 60 metros de mi. Ese dia desmonté el hide y lo coloqué enfrente del otro villar con la idea de volver la tarde siguiente.

Hacia las cinco de la tarde del dia siguiente ya estaba metido en el hide sudando como un pollo, a las dos horas apareció el simpático mochuelito, durante un instante se sumó otro a la fiesta y tuve dos juntitos delante del objetivo. El primero de ellos hacia sus idas y venidas para cazar, pero a eso de las 20:20 desapareció y ya no venia, eran ya las 21:15, con muy poca luz  y el mochuelo no queria volver a su atalaya, tres minutos mas tarde y con medio sol metido se posó y me hizo disfrutar de lo lindo.

Si os fijais bien en los ojos de la primera foto, se puede ver el sol anaranjado metiendose.


D90 y Nikkor 500mm f4 vr

f4 -- 1/80 -- iso 400

f4 -- 1/80 -- iso 400

 
 
 f8 -- 1/640 -- iso 200
 
 La vista que tenia el primer dia
 
 Este es el hide delante del villar

domingo, 5 de agosto de 2012

Desde el hide de los milanos


  Despues de fracasar cada vez que intentaba fotografiar a los milanos, siempre pensaba en encontrar un buen lugar para poder instalar un hide fijo y asi, quizás, tener mas oportunidades de situarles a doce metros de mi, en invierno al milano real y en la época estival al negro.

  Encontré por fin un lugar que me pareció idóneo, porque siempre merodeaban por allí, sinceramente creí que iba a ser mas fácil de lo que realmente me esta resultando.

  Despues de instalar el hide allá por el mes de marzo, realicé varias cebas antes de meterme por primera vez.

  En las sesiones que he realizado en este pequeño hide, nunca he tenido suerte y los milanos no han bajado jamás a comer, han sido siempre los buitres los que bajaban a zamparse los restos de carne.
En esta última sesión, este milano negro juvenil se posó en el viejo almendro sin yo darme cuenta, miró fijamente el zorro que habia puesto como cebo, y se marchó, dandome el tiempo suficiente para dejarme satisfecho y sacarle siete fotos. Mas tarde, hicieron aparición los buitres para dar cuenta del cadáver y de los tres kilos de carcasas de pollo.

Todas las fotos realizadas con la D90 y el Nikkor 500mm f4 vr.





f5 -- 1/640 -- iso 200


f4 -- 1/3200 -- iso 200


f5 -- 1/640 -- iso 200



Este es el "hide de los milanos"